Cuando mi madre descubrió Facebook

Las madres son madres. Y van a seguir siendo madres aunque se compren un smartphone de última generación y whatssappeen, facebokeen e instragrameen. Esto lo digo yo ahora, así muy convencida, pero he de confesaros que hubo tiempo en que dudé de estas palabras.

Todo empezó con el empeño de mi madre por comprase un smartphone, porque, culo veo culo quiero, ya sabéis, y a ella le gustaba mucho verme pasar fotos con un dedo y ampliar y girar y etc etc, así que cuando tuvo uno en su poder se convirtió en la nueva mujer más feliz del mundo.

Pero después de eso vino más, no era suficiente con hacer fotos y vídeos y contestar emails de cadenas eternas que si no reenvías te traerán mil años de mala suerte. Ella quería más, y pronto me obligó a descargarle todas las aplicaciones habidas y por haber,

– Y ¿para qué?

Le decía yo

-Si eso no lo vas a usar…

– Porque es gratis y por si acaso

Contestaba ella como madre que es.

Y tras una intensa e imparable formación ahí estaba ella, manejándose casi a la perfección con su whatsapp, su facebook, su twitter @nosequeponer (sí lo se, muy fuerte lo suyo).

Subía fotos, comentaba,compartía enlaces, twitteaba, retwitteaba, marcaba como favorito, creaba grupos, comprimía vídeos…yo alucinaba y llegó un día que pensé, “Bueno, es hora de asumirlo, mi madre se ha convertido en una teki (friki de la teconología)”

Y un día se llenó la memoria del móvil, y le sugerí que se descargase Dropbox, que así podíamos compartir fotos y no le ocuparían espacio en ningún dispositivo. Fue entonces cuando empezó a complicarse el tema, cuando surgieron los problemas… El concepto de la nube ya era demasiado y las preguntas tras un tiempo de sosiego empezaron de nuevo a surgir:

-Pero a ver, ¿eso de la nube qué es?

-¿Yo tengo nube? ¿y cómo se cuál es?

Y a mezclar conceptos…

– ¿La nube tiene wifi?

– ¿El wifi tiene whatsapp?

-¿El 3G tiene wifi?

Y ya era imparable, hasta que un día me dice

– ¡Ay ay ay! ¡algo le pasa a mi móvil! no para de salir un marciano verde…

– Claro mamá es el muñeco de Android, que sale cuando se actualiza el software…

– Pues yo las fotos que me manda tu tía ya no las puedo ver y antes las veía, y he llamado a Vod**** y me han dicho que tengo que desinstalar el programa y volver a instalarlo y si no funciona llamar a whastapp, ¡pero yo no se quién es ese señor!

Menos mal mamá. Has vuelto. Que susto me habías dado. Aleluya.

f87605c9cbdbe27ca9f58bc9f2b59005

4 pensamientos en “Cuando mi madre descubrió Facebook

  1. Pingback: ¡Feliz día mamma mía! | Oh my Kit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *