Kit Navideños para grandes y pequeños

¡Ya están aquí! Tal y como prometimos todos nuestros kits en su versión más Navideña.

¿Vas a esperar otro año hasta el último momento para encargar tus regalos?

¡Elige el tuyo (o los tuyos) y hazlo ya aquí!

(¡Si deseas un kit más personalizado o quieres combinar nuestros productos de diferente forma sólo tienes que decírlo!)

pequeñosdetalles

navidadenpequeñasdosis collar kit antiresaca navideña kitchampagne kitsespañoles KITSOLTERO kittazaborracha LOVENAVIDAD minikitgitonic CHAPAS

kitparaniños

letrasfeliznavidad

Despertarse a tu lado es lo más de lo más

No todo van a ser bodas, y cumples, y kits gourmet.  En Oh my Kit! tenemos para todos, lo que se te ocurra, lo hacemos realidad.

Esta es la historia de alguien que (por fin!)se va a vivir solo. A ratos. Porque de vez en cuando va  a recibir una visita muy especial, la más especial de todas la visitas,  de hecho.  Y como es muy buen anfitrión, quiere que la visitante se sienta como en casa. Así que se ha puesto en contacto con Oh my Kit! y entre él y este equipazo hemos inventado esto…

kit para novias

   IMG_2779  IMG_2781  IMG_2785

IMG_2787 IMG_2790

  IMG_2792

Y es que no hay nada como amanecer juntos… y si se está preparado mejor

pijama kit novia

Encarga tu kit personalizado escribriendo a hola@ohmykit.com

En realidad necesito una copa

Venga no mientas, que tú también has pensado eso muchas veces.

Yo recuerdo unas cuantas.

Por ejemplo, cuando estaba en 5º de carrera, estudiando el tocho de Mercantil II. El día anterior al examen lo pensé unas tres mil veces.

El día que después de una noche de juernes llegué casi de empalmada a trabajar y pedí un café en la máquina de la ofi, ese día dije “¿café para qué?” si en realidad lo que me vendría bien es otro gin tonic.

O cuando quedé con alquel tío que me volvía loca y que sabía que me iba a dejar allí mismo, en aquella cafetería triste. Ese día cuando el camarero me preguntó qué quería yo dije: “una coca cola light por favor”, pero,  ya sabéis lo que estaba pensado ¿no?

Exacto.

En realidad lo que necesitaba en aquel momento era una copa. Si volviese atrás le iba a pedir al barman una Hendricks por lo menos, y encima decirle al tio buenorro de enfrente: “Es que quiero celebrar que me vas a dar la patada porque el hombre de mi vida está por venir”. Pero entonces yo eso no lo sabría  claro, y además era una idiota enamorada, y mucho más simple, así que pedí una coca cola.

También recuerdo muchas ganas de un copazo con la preparación de mi boda, cambiando invitados de mesa en el último momento, aguantando a tu madre, a tu suegra, al “gracioso” de tu cuñado opinando de todo, el del catering que no llega, las flores, el traje, la música, el fotógrafo…aaarrrggggggggggg!!!! ¡qué se calle todo el mundo y que alguien me traiga un ron-cola!!

Pero desde luego el que gana por goleada, el que se lleva la palma, el momento de los momentos #enrealidadnecesitounacopa es sin duda el momento post parto. Con 754 personas metidas en esa habitación minúscula, tu encontrádote como el c….eso, el bebé llorando, el “dale el pecho así, no se lo des así, haz esto, no hagas esto, haz lo otro…”, los puntos, la enfermera que te regaña, el sueño, la incertidumbre, el miedo a no hacerlo bien….y otra visita, y otra, y allí no para de entrar gente….

Si quiero tener un segundo hijo, es entre otras cosas para mandar a la mierda a todo el mundo con conociento de causa, decir “voy a hacer lo que me de la gana y punto” y para autorregalarme la nueva versión del Kit para mamás ibéricas, con #tazaborracha de @Luciabe incluída.

Mientas tanto tu que quieres ¿café o whisky?

 kit mamas ibericas con taza

kit con taza

taza kit mamas ibericas oh my kit

kit con jamon

Encarga tu kit  a través de hola@ohmykit.com por 32 euros+ gastos de envío

Give a little hapiness

Ayer mi amiga María me dijo que este fín de semana colocaba ya el árbol de Navidad. ¡Qué exageración! – le dije. Pero pensándolo bien, con lo que cuesta subir ese peso muerto del trastero, separar los infernales nudos en los cables de lucecitas, ponerlas dando vueltas alrededor del pino sintético (acabando por supuesto con el correspondiente mareo), reelegir entre los 10.000 millones de adornos que tienes, colocar, quitar, volver a colocar, subirte a una silla/taburete/cualquiercosaqueconllevapeligrodetortazoasegurado para poner la estrella/angelito o adorno de la cima y barrer todos los pelitos verdes que han quedado desperdigados por el salón…la ideá de Mery no es ninguna tontería, porque total, hacer todo eso para 20 días….y con lo bonito que es el resultado…como que sabe a poco.

Así que creo que me voy a dar una little hapiness to my body (una alegría pa’ el cuerpo). y  esta tarde, voy a abrir una botella de anís, cortar un poquito de Suchard de chocolate, y voy a pasar esta tarde de sábado escuchando grandes éxitos como ” pero mira como beben los peces en el río” o “arre burriquita” mientras intento que mi árbol se parezca lo más posible al de la Preysler.