En realidad necesito una copa

Venga no mientas, que tú también has pensado eso muchas veces.

Yo recuerdo unas cuantas.

Por ejemplo, cuando estaba en 5º de carrera, estudiando el tocho de Mercantil II. El día anterior al examen lo pensé unas tres mil veces.

El día que después de una noche de juernes llegué casi de empalmada a trabajar y pedí un café en la máquina de la ofi, ese día dije “¿café para qué?” si en realidad lo que me vendría bien es otro gin tonic.

O cuando quedé con alquel tío que me volvía loca y que sabía que me iba a dejar allí mismo, en aquella cafetería triste. Ese día cuando el camarero me preguntó qué quería yo dije: “una coca cola light por favor”, pero,  ya sabéis lo que estaba pensado ¿no?

Exacto.

En realidad lo que necesitaba en aquel momento era una copa. Si volviese atrás le iba a pedir al barman una Hendricks por lo menos, y encima decirle al tio buenorro de enfrente: “Es que quiero celebrar que me vas a dar la patada porque el hombre de mi vida está por venir”. Pero entonces yo eso no lo sabría  claro, y además era una idiota enamorada, y mucho más simple, así que pedí una coca cola.

También recuerdo muchas ganas de un copazo con la preparación de mi boda, cambiando invitados de mesa en el último momento, aguantando a tu madre, a tu suegra, al “gracioso” de tu cuñado opinando de todo, el del catering que no llega, las flores, el traje, la música, el fotógrafo…aaarrrggggggggggg!!!! ¡qué se calle todo el mundo y que alguien me traiga un ron-cola!!

Pero desde luego el que gana por goleada, el que se lleva la palma, el momento de los momentos #enrealidadnecesitounacopa es sin duda el momento post parto. Con 754 personas metidas en esa habitación minúscula, tu encontrádote como el c….eso, el bebé llorando, el “dale el pecho así, no se lo des así, haz esto, no hagas esto, haz lo otro…”, los puntos, la enfermera que te regaña, el sueño, la incertidumbre, el miedo a no hacerlo bien….y otra visita, y otra, y allí no para de entrar gente….

Si quiero tener un segundo hijo, es entre otras cosas para mandar a la mierda a todo el mundo con conociento de causa, decir “voy a hacer lo que me de la gana y punto” y para autorregalarme la nueva versión del Kit para mamás ibéricas, con #tazaborracha de @Luciabe incluída.

Mientas tanto tu que quieres ¿café o whisky?

 kit mamas ibericas con taza

kit con taza

taza kit mamas ibericas oh my kit

kit con jamon

Encarga tu kit  a través de hola@ohmykit.com por 32 euros+ gastos de envío